Home   Uncategorized   Educación Preescolar

Educación Preescolar

trans2

Educación preescolar en Chile: Un Camino Por Recorrer

El artículo procura dar cuenta de la importancia de la educación preescolar para el desarrollo de las habilidades del niño, con especial énfasis en su rol en la compensación de desigualdades e inequidades socioeconómicas presentes en la sociedad. Se incluyen además las cifras de cobertura y distribución de este nivel educacional y reflexiones sobre la forma de evaluar la educación preescolar en nuestro país y poder así asegurar su calidad.

¿Por qué es importante la educación preescolar?

Las ciencias neurológicas han mostrado fehacientemente la importancia de la educación preescolar en el proceso de educación de los niños. Las investigaciones sobre biología del aprendizaje, como por ejemplo, la de Fraser Mustard (2000) o la de la OECD del mismo año, han mostrado que el cerebro se presenta altamente adaptativo y maleable durante los primeros años de desarrollo, durante los cuales además se va estableciendo una sintonía más fina con el entorno. Es entonces un tiempo de crucial importancia en el desarrollo cognitivo de los niños. Durante este tiempo, el cerebro del niño se presenta especialmente sensible a la entrega de nuevos contenidos y estímulos, siendo por ejemplo, un tiempo especialmente fructífero para el aprendizaje de la lengua materna y también de una lengua extranjera. Sin embargo, no se trata solamente de un desarrollo biológico. El entorno social y cultural del niño dotará de las experiencias que estimulen o dañen el desarrollo cerebral del niño. Según Leseman, pese a que el desarrollo cerebral continúa a lo largo de la vida, estos primeros años son especialmente importantes para el desarrollo de destrezas básicas, y también para el desarrollo de destrezas complejas, culturalmente funcionales, en los dominios cognitivo y social cognitivo. El tiempo durante el cual se desarrolla la enseñanza preescolar es entonces un período sensible que es una “ventana de oportunidad” en la que el cerebro está mejor y más dispuesto a ciertos estímulos y en condiciones especiales para aprender. La expansión de la educación preescolar puede lograr hacer una diferencia crítica y significativa a lo largo de la vida de los niños de nivel socioeconómico bajo.

Impacto educacional de la educación preescolar

Al extractar las conclusiones alcanzadas por once estudios realizados en Estados Unidos, respecto al impacto de la educación preescolar, podemos señalar que una mejor educación preescolar: Aumenta levemente el coeficiente intelectual; mejora las habilidades sociales y emocionales; los niños van mejor preparados a la escuela y hay menos niños repitentes; y un menor número de niños tiene que ingresar a Educación Especial. Finalmente, se encontró que aquellos niños que asistieron a la educación preescolar presentaron un mejor rendimiento en pruebas de lenguaje y matemática en básica, media y un número mayor pudo acceder e ingresar a la educación superior.

Beneficios de la educación preescolar a lo largo de la vida para los niños de nivel socioeconómico bajo

Uno de los estudios más importantes respecto a educación preescolar es “Perry Preschool Study” realizado en Estados Unidos. En este estudio se comparó a personas que tuvieron educación preescolar con aquellos que no la tuvieron. Una vez realizadas estas comparaciones se encontró que había importantes diferencias entre ellos, sólo un 7% de personas con educación preescolar había tenido cinco o más arrestos, frente a un 35% sin educación preescolar; un 36% con educación preescolar era dueño de una vivienda, frente a un 13% sin educación preescolar y, finalmente, el 71% de los egresados de educación media tuvo educación preescolar, frente a un 54% sin educación preescolar. Con anterioridad hemos señalado que la variable comunidad (entendida como el ambiente natural y social que rodea al alumno) explica gran parte de las diferencias encontradas entre distintos grupos socioeconómicos. En Chile y por cierto, también en el resto del mundo, importa mucho DONDE pasa un niño los primeros años de su vida y por lo mismo la falta de estimulación ya sea de parte de los padres o de otros agentes educacionales. En este sentido influirán significativamente los siguientes factores: nivel educacional e ingreso de los padres, infraestructura disponible en el hogar y nivel de hacinamiento de éste, alimentación y salud durante los primeros años de vida del niño, prácticas de socialización temprana, desarrollo lingüístico y tipo de conversaciones en el hogar, entre otras. Los niños que viven en condiciones de pobreza durante esta etapa de su desarrollo, tendrán consecuencias negativas para el desarrollo de sus destrezas cognitivas y es posible que vean disminuidas sus posibilidades de logros de aprendizaje. La educación preescolar puede ayudar a hacer la diferencia al suplir las falencias y necesidades que muchos niños presentan. Se ha estimado que existe una correlación inversa (-0,75) entre la acumulación de riesgos familiares o del entorno social y los resultados obtenidos en las áreas de destrezas intelectuales, desempeño escolar y competencia socio-emocional. Es decir, las familias que presentan peores condiciones y entorno para los niños son un factor gravitante para los futuros resultados educacionales de los niños. Leseman ha señalado por un lado, que la educación informal que se desarrolla en los hogares predice el desarrollo cognitivo y lenguaje de los niños y su posterior desempeño escolar y por otro lado, que la pobreza, bajo nivel educacional de los padres y falta de estimulación hacia la adquisición de aprendizajes influye en una baja preparación para el sistema escolar formal.

Cobertura de la educación preescolar en Chile

El año 2001 la educación preescolar en Chile alcanzó una cobertura de 41% de la población en edad preescolar, cifra muy baja si se le compara con el 69% de México, o con el 90% de España . Además, la cobertura está mal distribuida. Del 41% de alumnos en educación preescolar el grueso se concentra en los grupos de mejor situación socioeconómica (50.2% pertenece al quintil de ingreso más alto). De este total de alumnos sólo un 25,5% pertenece al quintil de ingreso más bajo. Esto es, entre los niños que más necesitan compensar el déficit del hogar en que viven, sólo 1 de cada 4 recibe atención, mientras que entre los niños de grupos de mayores ingresos, 1 de cada 2 asiste a un establecimiento preescolar.

Necesidad de evaluar la educación preescolar

En Chile, además de estar mal distribuida, la calidad de la educación preescolar parece ser baja. El estudio de Herrera y Bellei señala que la asistencia de los niños a un centro educativo tiene sólo un efecto moderado en ellos debido a la calidad mediocre que estos establecimientos presentan. Estos serían recintos donde se enfatizan algunos aspectos del desarrollo infantil, especialmente la motricidad fina y gruesa, el razonamiento y el lenguaje, pero sin ser efectivos en otras áreas que promueven también las capacidades de los niños. Por otro lado, el estudio de Villalón y otros autores ha señalado que otros aspectos fundamentales del desarrollo, como las actividades creativas y las oportunidades de destrezas sociales son deficitarias, al igual que la entrega de materiales variados y de calidad para las actividades de los niños. Evaluar la educación preescolar no es tarea sencilla. Los instrumentos a diseñar deben incluir estándares que no sólo se refieran a materias académicas, sino que reflejen también las múltiples áreas del desarrollo del niño, como el crecimiento social, emocional y físico. El estudio “Standards for Preschool children’s learning and development: who has standards, and how were they used?” recomendó que los estándares a usar en la educación preescolar deben incluir cinco dimensiones: física, emocional, social, los enfoques hacia el aprendizaje, lenguaje y el aspecto cognitivo. En este sentido el grupo que diseñe este instrumento debe ser un grupo interdisciplinario de profesionales (educación especial, expertos en educación familiar, asistentes sociales, etc.). De esta manera es posible asegurarse de que los estándares enfatizarán un desarrollo integral del niño.

 

Fuente: http://www.educarchile.cl/

Comentarios